A Roda dos Rebolos

.

En “O Outeiro Grande”, situado en el pueblo de Coba (Ourense) existe un círculo formado por robles (en gallego rebolos) y en su centro una peña. A esta formación tan peculiar se le conoce como “A Roda dos Rebolos”.

Dice la leyenda que un hada vive en el interior del círculo, justo debajo de la piedra y cuando sale al exterior forma una muralla o pared magica entre esos árboles, que no permiten que nada los traspase. También se dice que si estás en el interior de ese círculo mágico y el hada quiere, puede cerrar la pared e impedirte salir.

Se cuenta que hace muchas generaciones, en una noche muy fría un joven estaba huyendo de una manada de lobos que lo estaba persiguiendo desde la Fraga, y pasó por la “Roda dos Rebolos” y se subió a la peña del centro para poder defenderse mejor con su lanza en la mano. Los lobos, inmediatamente, rodearon el círculo de robles pero no se atrevieron a acercarse, por miedo, pero no del valor del joven sino por alguna fuerza sobrenatural.

roda rebolos
El joven le tiró una piedra al lobo más cercano con la intención de asustarlo, pero de repente la piedra chocó contra un muro invisible entre los robles y provocó una luz parecida a la de un rayo pero sin el estruendo del trueno. Los lobos se asustaron tanto como el hombre y se escaparon hasta un claro del bosque y esperaron. Aunque el joven intentó permanecer alerta, no pudo evitar quedarse profundamente dormido.

Se dice que en su sueño vió a una doncella muy hermosa, como un hada, que al tiempo que estiraba los brazos en cruz le gritaba “abre”, y una sutil pared hecha de viento desaparecía. La doncella salió del círculo, se giró hacia el interior y levantando los brazos pronunció “pecha”, y la misma pared apareció.

Cuando ya amanecía se despertó sobresaltado, a pesar de que los lobos ya no estaban. Entonces, cogió una piedra y la lanzó, pero esta vez no sucedió nada. Todavía dudoso, lanzó otra piedra y observó como pasaba sin problema ninguno entre los robles. Se acercó con su lanza y pasó temeroso entre los árboles donde había visto en sueños ese muro mágico.

Sano y salvo, llegó al Castro de Coba y contó a todos lo que había pasado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s