El Lobishome

.

Hace mucho tiempo, vivía en una aldea de Cervantes, en Lugo, un hombre muy arisco, que se enfadaba por cualquier cosa y maldecía continuamente. Este hombre, tenía un hijo, muy buen muchacho, amigo de las jóvenes, las fiestas y las romerías, pero nunca sin dejar el trabajo de lado. Solía decir que “cada cosa a su tiempo”.
Sin embargo, su padre quería tenerlo siempre controlado, no le gustaba que el joven saliera de fiesta, ya que gastaban las fuerzas que se necesitaban en el trabajo.
Un día ambos discutieron porque el muchacho pretendía ir a la fiesta de Pedrafita do Cebreiro y el viejo insistía en que fuera a quemar un monte para roturarlo. El joven le contestó: “En día de fiesta no se trabaja, que es pecado!”; a lo que el padre replicó: “Pues vete de fiesta, y como andas detrás de las jóvenes, así permita Dios que andes detrás de las lobas”.
Ojalá nunca hubiera dicho esas palabras. Una noche el joven despertó, inquieto, desasosegado, no podía parar, asi que terminó poniendose los pantalones y saliendo a la finca.
Como si una fuerza extraña lo empujara hacia el monte, subiendo ladera arriba hasta llegar a un prado y comenzó a revolcarse sobre la hierba húmeda por el roció de la noche sin saber por qué. Pero sucedió que cuando se quiso levantar, no pudo; estaba a cuatro patas y empezó a correr hacia la cumbre del monte, aullando cual lobo y detrás de las lobas como un perro rabioso.

Lobishome

En la aldea se empezó a hablar de la desaparición del joven y de un lobo muy grande que había degollado muchos corderos y herido a varios carneros. El padre comenzó a pensar en la posibilidad de que ese lobo fuera su hijo, y que la maldición que había dicho se hubiera cumplido. Así que, decidió ir a ver a una viejecita muy anciana, de la que se decía que era “meiga” (bruja) y le contó la situación.

La anciana le dijo: “Ay, hombre! La maldición del padre es lo peor que puede haber para un hijo! Un padre no debe maldecir a su misma sangre”. Pero para tranquilizarlo le dijo: “Pero, si ese lobo resultase ser tu hijo, existe un remedio para volverlo a la vida de los humanos. No es fácil, uno de los dos puede morir, ya que vuestro hijo, convertido en fiera, habrá perdido todo el sentido de los hombres”. A lo que el padre preguntó qué debía hacer para deshacer la maldición.
– Mira si puedes hacerle sangre, pero que no sea causa de muerte, ni siquiera de daño grave, porque si le hacéis mucho mal, se le quedará al recobrar su ser.
El hombre salió pensativo de la casa de la anciana hacia su vivienda, pensando como debería hacerlo. Pero, en caso de verse en peligro de muerte, preferiría morir a saber que su hijo seguiría perdido de esa manera.
A la noche siguiente decidió ir a buscar al lobo. No quiso llevar más arma que un simple cuchillo, para evitar daños y peligros mayores. Se llevó consigo un cordero, al que ató a la rama de un tojal, ocultándose tras él con el cuchillo en la mano.
A medianoche el cordero empezó a agitarse y estremecerse, por lo que supuso que el lobo estaba cerca. Escuchó un pequeño golpe, como algo que se caía; tal vez fuera un salto del lobo para devorar al animal.
El hombre se arrastró muy despacio y en silencio hacia el cordero y…Allí estaba el lobo, clavando los dientes en la carne tierna del cordero sin percatarse de la presencia del hombre.
Con miedo a herirle, el hombre clavó nada más que la punta del cuchillo por el lomo del animal, tirándolo enseguida al suelo. El lobo comenzó a revolverse enseñando los dientes.
El hombre, temeroso por su vida, echó las manos al cuello del animal gritándole “hijo, hijo!”, mientras pedía su perdón entre lágrimas. Entonces, la piel del lobo empezó a abrirse por la herida y empezó a desprenderse del cuerpo. Tras revolvarse por el tojo y sacudirse de dolor, el joven recobró su ser, desfallecido, pero tal y como era antes de ser maldito por su padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s